IFE, capaz de monopolizar los fraudes electorales en todas las entidades, como lo sugiere el Pacto contra México

“Permitiría superar una asignatura pendiente de la democracia”, dice.

Alonso Urrutia / La Jornada

De concretarse una reforma constitucional que facultara al Instituto Federal Electoral (IFE) a organizar los comicios estatales y municipales, como se sugiere en el Pacto por México, esto permitiría superar una de las asignaturas pendientes de la democracia en México.

A la fecha, existen rezagos importantes en la organización de comicios locales, porque muchos de los institutos estatales electorales carecen de la autonomía e independencia que se requiere, sostuvo el consejero Alfredo Figueroa Fernández.

Subrayó que la transformación del IFE en instituto nacional representaría un avance porque permitiría ahorrar recursos en la organización de los comicios; sin embargo, esto no es lo fundamental, sino que “tengamos procesos incuestionables en los estados, que los poderes formales constituidos en las entidades no sean interventores ni fieles de ninguna balanza en los procesos comiciales”; que haya, en cambio, un proceso de transparencia absoluta en torno a los programas sociales y que se combatan las redes clientelares que presionan a los votantes, explicó.

Para Figueroa, los planteamientos esbozados por las tres principales fuerzas políticas relativos a impulsar una reforma electoral profunda son importantes, en particular si se alcanzan las modificaciones en las facultades del IFE. “La democratización en los estados es un paso importante en la transición política del país (…) porque creo que nos merecemos estándares democráticos en todas las elecciones a las que vayamos. Tenemos que avanzar en esa lógica”.

A diferencia de lo que sucede a nivel central, en los estados existen presiones hacia los institutos electorales locales para incidir en el rumbo de la organización electoral. Las administraciones locales, ejemplificó, pueden presionar a la prensa escrita o a radiodifusoras para que den información en cierto sentido, “a sabiendas de que generalmente son los gobiernos los principales anunciantes en medios de comunicación”.

Cuestionado sobre la capacidad del IFE para adaptar su estructura a la organización de comicios locales en un tiempo corto, Figueroa Fernández señaló que el instituto está en posibilidad de hacerlo para 2015, si es que se aprueba la reforma.

En los hechos, dijo, aun ahora el IFE tiene mayor despliegue territorial que los institutos electorales del Distrito Federal o Puebla, que sólo tienen integrados los órganos centrales, cuando el IFE cuenta con un despliegue a escala de distritos federales, ciertamente. Sin embargo, la base de la estructura organizativa de los comicios federales descansa en secciones electorales (al igual que en los estados), lo cual hace viable la organización de sufragios locales. “El IFE tiene capacidad, experiencia e historia para organizar elecciones estatales”, aseguró.

Por último, recordó que la transformación constitucional y la posterior adecuación de leyes secundarias debe tomar en cuenta que, para ser vigente en 2015, el proceso de reformas debe concluir a más tardar 90 días antes del arranque del proceso electoral, mismo que comienza en octubre de 2014.

 

Fuente: La Jornada