CARRO COMPLETO… INCONGRUENTE

Redacción VEinformativo

Para llevar a cabo su “acto de desobediencia civil” contra el pago del impuesto especial a productos y servicios, esta persona fue a Walmart (empresa mundialmente famosa por explotar a sus trabajadores, corromper “autoridades” en países de tercer mundo, y claro, por evadir y escamotear impuestos) a comprar productos de las siguientes corporaciones trasnacionales:

 

(1) UNILEVER PLC (En México: Unilever Food Solutions, S.A.–ni siquiera tienen la decencia de registrar su nombre en español) es una corporación multinacional de capital británico y holandés. Sus antecesores, Margarine Unie, se dedicaban, como su nombre lo indica, a la comercialización de la mortifera margarina (y lo siguen haciendo, con la marca “Primavera”) desde 1930. Unilver ha admitido en cortes internacionales que recurre a la corrupción para monopolizar el acceso al mercado en países tercermundistas. Controla más de 400 marcas de productos a nivel mundial, sin embargo, la propia corporación admite que “se concentra en trece marcas por las que factura anualmente más de mil millones de euros”, entre ellas “Pond´s”, “Axe”, “Holanda”, “HELLmann´s” y por supuesto, el jugo químico “Ades”, que además de ser famoso por ocultar el uso de transgénicos (está incluído en la lista de Greenpeace), tiene como tercer ingrediente principal el veneno adictivo llamado JARABE DE MAÍZ DE ALTA FRUCTOSA y en cantidad superior a la soya que dice contener.

“Iba a buscar BOING pero no hay, así que llevaré éste”, se justificó el comprador. ¿De verdad era necesario comprar esa porquería y seguir enriqueciendo a Unilever?

(2) PEPSICO Incorporated, es una monstruosa corporación multimillonaria, orgullosamente estadounidense ciento por ciento, fundada en Carolina del Norte y con presencia en más de 200 países. Es la segunda compañía manufacturera de comida chatarra en el mundo (la primera, claro está, es CocaCola Co.). Entre sus marcas conocidas figuran el veneno negro llamado “Pepsi”, “Sabritas” (conocida en EE.UU. como “Lay´s”) y “Gamesa”. También comercializa transgénicos a través de “Quaker”, uno de cuyos productos se muestra en la imagen.

Hablar de todos los delitos ambientales, monopolio, corrupción y explotación que esta empresa comete diariamente a nivel mundial implicaría la creación de un blog especializado en ello. Baste mencionar por ahora que, muy probablemente, Pepsico mandó implementar en México el programa “Cruzada contra el hambre”, para embolsarse buena parte del erario nacional a cambio de envenenar a millones de niños en pobreza alimentaria, y hacerlos adictos a su chatarra, que algunos cretinos se empeñan en llamar “alimento”.

(3) MARS Incorporated, es otra gigantesca corporación estadounidense (propiedad exclusiva de la familia Mars) con “ingresos anuales de más de 30 mil millones de dólares”, según sus propias cifras de 2008. La revista Forbes la ha listado como la sexta mayor compañía de capital privado en Estados Unidos. Son fabricantes de porquerías tóxicas como “Milkyway” y “Snickers”, altamente saturados de azúcares, grasas, aceites hidrogenados y sólidos de jarabe de maíz de alta fructosa. Pero también destacan por comercializar transgénicos y otros desechos en forma de “comida” para mascotas, a través de marcas como “Pedigree”, “Royal Canin” y por supuesto, la mostrada en esta imagen:

 

El comprador también adquirió un producto de chocolate, cuya marca no distinguimos ni reconocemos:

Si alguien sabe de qué producto se trata, por favor indíquenos para hacer los comentarios correspondientes. En tanto, es importante mencionar que el chocolate, cuando proviene directamente de la semilla del cacao, pese a ser muy alto en grasa vegetal, NO es “chatarra” por ser un alimento natural. Sin embargo, los chocolates industrializados de Nestlé y otras grandes empresas, son, en el mejor de los casos, más azúcar que otra cosa, químicos y aceites hidrogenados. Eso no es “alimento”. ES VENENO.

 

Productos de trasnacionales que no entraron en la desobediencia civil

(4) COLGATE-PALMOLIVE Company es una famosa multinacional de base y origen estadounidense, con presencia en más de 200 países e ingresos brutos estimados anualmente en 16.7 billones de dólares (dato de 2010). Controlan un vasto universo de conocidas marcas para la “higiene personal” y limpieza del hogar, entre los que destaca esta famosa pasta dental:

Colgate-Palmolive tiene demandas en EE.UU. por su responsabilidad en el mal manejo de desechos tóxicos, así como por el uso de ingredientes cancerígenos en sus productos, a saber: petrolatos, disruptores endocrinos y otros químicos que se absorben en los tejidos bucales o a través de la epidermis, y cuyo uso la empresa se rehúsa a descontinuar; eso, más las miles de demandas laborales, ambientales y corporativas que la empresa enfrenta anualmente, la convierten en una joya ejemplar digna de ser mantenida otros cien años por los trabajadores y consumidores mexicanos.

5. BRISTOL-MEYERS SQUIBB es un gigantesco imperio farmacéutico, con base y origen en Estados Unidos e ingresos de más de 18.8 billones de dólares anuales (dato de 2009). Además de dominar buena parte del mercado biofarmacéutico, esta corporación ya controla casi en su totalidad a Mead-Johnson, fabricante de cosméticos y otras porquerías tóxicas para el “cuidado personal”. Ha enfrentado cargos criminales en Estados Unidos, declarándose CULPABLE, por robo de patente y otros delitos. Uno de sus grandes competidores en ese campo es justamente Colgate-Palmolive Company.

En la imagen anterior se distinguen las famosas “Sal de Uvas Picot” –uno de los productos más vendidos de Bristol-Meyers– que sirve de paliativo contra la acidez e indigestión estomacal, ocasionadas entre otras factores por el estrés que se dispara al realizar “actos” irracionales. El comprador debe haber matado “dos pájaros de un tiro”: calmó su malestar estomacal y equilibró en su compra el beneficio para dos trasnacionales que compiten mutuamente (Colgate y Bristol-Meyers). También se evitó la molestia de ir a alguna pequeña farmacia a comprar bicarbonato de sodio (ingrediente activo en la “Sal de Uvas”) de alguna marca mexicana. ¡Un gran “acto desobediente”!

6. El único producto fabricado por una compañía mexicana que se adquirió en esta compra “austera”, fueron tres jabones de la marca Grisi:

Consumir productos de la oligarquía mexicana tampoco es garantía de congruencia. Ahí tenemos a Telmex, Cemex, Jumex, Gruma y otros grandes oligopolios mexicanos, que se sirven abusivamente de la mano de obra barata connacional, evaden impuestos y patrocinan fraudes electorales de los que más tarde se beneficiarán, mangoneando a sus tres poderes espurios en turno.

 

Al adquirir esos productos, el comprador rehusó cubrir el costo de los impuestos correspondientes, pero SÍ tuvo que pagar el valor de cada producto (o habría sido consignado por el delito de robo). En ese valor está incluida la ganancia para la empresa fabricante (cada uno de los arriba mencionados) y para la distribuidora (Walmart). ¿Qué beneficio tiene eso en la lucha que se está impulsando? Desobedecer una “ley”, pero seguir enriqueciendo a quienes ordenan o causan la imposición de esa “ley”… ¿cómo ayuda eso a conseguir nuestra meta de liberación?

 

A quienes de esa misma forma estén haciendo “desobediencia civil”

En este momento, los directivos de Pepsico o Unilver México deben estar risa y risa, pidiendo que se realicen más “actos de desobediencia civil” de ese tipo. Más consumo y visibilidad gratuita de sus marcas en medios.

Cuando terminen de “quemar su pólvora en infiernitos”, siempre podrán unirse al plan permanente de VERDADERA Desobediencia Civil, que tiene como eje articulador el BOICOT a esas criminales empresas explotadoras. La idea es sacarlas del país y recuperar todo lo que nos han robado, no seguirlas enriqueciendo.

Dejar de consumir esos productos es la única acción lógica que procede, tanto para no pagar impuestos absurdos, como para dejar de mantener a monstruosos parásitos de México y del mundo, causantes de los peores desastres ecológicos, económicos y en la salud de los habitantes de este planeta.

El carácter no se ejerce ni demuestra peleando con policías, gerentes o esclavos de bodeguchas extranjeras distribuidoras de transgénicos. El verdadero carácter radica en la capacidad de fijarse una meta personal y llevarla a cabo. Si la meta es dejar de consumir porquerías en beneficio de nuestra salud, y esto por añadidura beneficia a nuestro país, su cumplimiento será la manifestación del poder personal, el autocontrol, la autodisciplina y por lo tanto, el carácter. Cumplir el objetivo trazado de superar vicios personales, al tiempo que se hace quebrar a la venenosa oligarquía: ESO ES CARÁCTER Y LUCHA INTELIGENTE.

 

Fuente: Youtube

51 Comentarios

  1. vibianstefan Enero 31, 2014 8:12 pm  Responder

    Esta es la Via para hacer un verdadero cambio REAL. Boicot a todas estas empresas corruptas. Pegándoles donde verdaderamente les duele:” Su economia” ellos imponen gobernantes para seguir sus agendas de corrupcion y destrucción.

  2. Teresa Olvera Junio 6, 2015 1:01 pm  Responder

    GRACIAS POR SU VALIOSA INFORMACIÓN , POR LO PRONTO ME ABSTENDRE DE CONSUMIR ESOS PRODUCTOS Y OTROS TANTOS QUE VENDEN ESAS COMPAÑIAS

Publica un respuesta a fer_009 Cancelar respuesta

Tu e-mail no será mostrado. Los campos marcados son requeridos *

*