¡AUMENTO DE 20% A SALARIOS!… en Bolivia, claro está; empresarios, furiosos con Evo

Incremento de 8% a los trabajadores del sector público para este año, informa ministro.

Reuters / La Jornada

La Paz, 6 de abril. El gobierno boliviano acordó con los sindicatos de obreros un aumento de 20 por ciento al salario mínimo nacional y un incremento de 8 por ciento para los trabajadores del sector público durante 2013, informó el ministro de Economía, Luis Arce, pese a una dura oposición empresarial.

El aumento del salario mínimo triplica el nivel de inflación que durante 2012 fue de 4.54 por ciento. El ajuste, que ahora ubica la percepción mínima al equivalente de 172 dólares mensuales, rige para todos los sectores de la economía, incluidos los trabajadores domésticos, dijo Arce.

El incremento salarial en Bolivia supera en 10 por ciento al ingreso que actualmente perciben los trabajadores que ganan el salario mínimo en México, que es el equivalente a 157 dólares, bajo el actual tipo de cambio, de 12.38 dólares (en el que cerró el viernes en operaciones bancarias), el nivel más alto en los últimos 19 meses.

El reajuste salarial anunciado en la madrugada, que incluía un compromiso para reformar parcialmente un nuevo régimen de pensiones puesto en vigencia hace dos años, es el primero en un quinquenio en el que los sindicatos no tuvieron que realizar huelgas ni otras medidas de presión.

“Deseamos relievar que la propuesta que hizo el Presidente (Evo Morales) del incremento salarial del ocho por ciento y del incremento al salario mínimo nacional de 20 por ciento ha sido aceptada por los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB)”, dijo el ministro Luis Arce, en una conferencia de prensa tras el cierre de la negociación.

El acuerdo surgió luego de dos jornadas de discusiones entre el gobierno y los sindicatos, sin presencia empresarial, en las que Morales defendió la necesidad de preservar la estabilidad de la cada vez más estatizada economía boliviana que en los últimos siete años creció a un promedio de 5 por ciento.

El aumento salarial del ocho por ciento, que casi duplica la inflación de 4.54 por ciento del 2012, es obligatorio para el creciente sector público y servirá como referencia para las negociaciones obrero-patronales en el sector privado.

Morales, quien participó en la negociación salarial, dijo el viernes que comprendía que el incremento decidido no dejaba satisfechos ni a sindicatos ni a empresarios. “Yo también quisiera, como un dirigente más, mayor incremento salarial, más beneficios económicos, pero es una obligación de todos, no solamente del presidente (…), cuidar la buena salud de la economía nacional”, dijo el mandatario indígena, citado por la agencia estatal de noticias ABI.

“Sé que a algunos empresarios de las pequeñas y medianas empresas les dificultará, pero quiero decir a estos sectores que tenemos que hacer esfuerzos por nuestros trabajadores”, agregó.

 

Fuente: La Jornada