A casi 4 años de anunciar construcción de la Refinería Bicentenario, al fin terminaron la barda… AHORA SÓLO LES FALTA LA REFINERÍA

Alejandra López y Mayela Córdoba / Reforma

Aspecto de los trabajos al concluir la barda permietral. Foto: REFORMA

Hidalgo, México (17 marzo 2013).- A casi cuatro años de haberse anunciado, la Refinería Bicentenario sólo tiene terminada ¡la barda!

Además, el tiempo de construcción se alargará 2 o 3 años años. El entonces director de Pemex, Jesús Reyes Heroles, la prometió para 2015. Ahora, Miguel Tame, director de Refinación, prevé que esté lista para fines de 2017 o principios de 2018 “en el mejor de los escenarios”.

Hoy, en los terrenos de la refinería se observa solamente la barda perimetral completa de 13.4 kilómetros de longitud, reforzada en la parte baja para evitar robos, así como 2 túneles para el desvío de 3 canales de riego que atraviesan el predio y 2 rellenos sanitarios que albergan 100 toneladas de basura.

En abril se asignará un contrato para reubicar dos líneas de alta tensión de la CFE y el resto del año se concursarán obras de acondicionamiento de terrenos y construcción de plataformas y se designará a un “project manager” –gerente del proyecto– que coordine la edificación.

Arturo Arregui, coordinador ejecutivo de la Refinería Bicentenario, afirmó que los retrasos se dieron en la primera fase del proyecto, pues el Gobierno de Hidalgo demoró la entrega del terreno donado en 50 de las 700 hectáreas del predio y se descubrieron vestigios históricos que están bajo resguardo del INAH.

Incluso eso derivó en una reubicación (en planos) de plantas e instalaciones para dejar libre esa zona.

El retraso ocasionó un incremento en el costo total del proyecto de mil 300 millones de dólares, 13 por ciento más del monto original, reconoció Tame.

“Con la actualización de las ingenierías, que se le llama conceptual, y la actualización del estimado de costo, nos da 10 mil 300 millones de dólares para la refinería y mil 300 los ductos (por los que se transportará el crudo), para dar un un total de 11 mil 600 millones”, destacó.

En 2009, el costo de la refinería era de 9 mil millones de dólares y mil 300 millones de dólares más de los ductos.

En septiembre, Pemex presentará el proyecto de construcción de la refinería a la Unidad de Inversiones de Hacienda para obtener recursos, y será hasta 2014 cuando se lancen los concursos para la construcción de plantas.

Tame explicó que la capacidad de proceso de la nueva refinería será de 250 mil barriles diarios de crudo, más 80 mil barriles del proceso de residuales de la refinería ya existente.

Con ello, prevén reducir la importación de gasolinas, pero sólo hasta que se encuentren reconfiguradas todas se podrá disminuir a 25 por ciento del consumo nacional.

Sientan bases para refinería

La Refinería Bicentenario de Pemex, prácticamente está concluida… en el papel.

Planos, diagramas, maquetas, van dando forma a lo que será uno de los complejos industriales de mayor capacidad a nivel mundial, sólo superado por la refinería de Reliance, en la India.

En 2018, este complejo industrial procesará 250 mil barriles diarios de crudo, más los residuales de la refinería aledaña, la primera edificada en Tula en 1976.

Ahora, existe trabajo de planeación para dar certidumbre al proyecto. Se arrancaron etapas de planeación definidas como FEL, procesos que se siguen a nivel internacional en obras de infraestructura. La refinería tiene un 40 por ciento de avance en la etapa FEL III.

Pero para ojos no entrenados cuesta trabajo visualizarlo, pues a dos kilómetros de donde se ubica la actual refinería sólo se observa una gran extensión de terreno irregular que era utilizado por agricultores y como basureros a cielo abierto.

Las únicas obras de la refinería Bicentenario de Pemex que ahora son visibles, al final de la construcción, en 2017 o 2018, quedarán ocultas. Se trata de dos túneles de desvió para canales de riego, los cuales atraviesan el polígono de 700 hectáreas donado por el gobierno de Hidalgo en 2009, tas una carrera de 100 días con el de Guanajuato por quedarse con el proyecto, y la eventual derrama que éste generará durante el pico de construcción.

“Esperamos una derrama importante en la zona y alrededor de 18 mil empleos durante el pico de la construcción”, señala Migue Tame, director de Pemex Refinación.

Incluso, anticipa que faltará mano de obra especializada en la zona y será necesario llevar personal de otros sitios.

La maquinaria que se encuentra en el terreno es escasa. Apenas cuatro o cinco equipos en cada uno de los extremos donde se encuentran los túneles para remover tierra, sacarla y que inmediatamente entre la máquina que recubre el túnel con concreto para evitar que se derrumbe.

Entre los dos extremos se abrirán 6 puntos adicionales para ir uniendo los tramos de túnel y concluir más rápido.

La barda también puede apreciarse rodeando todo el terreno. Tiene 7.5 metros de alto, de los cuales 1.5 corresponden a cimientos, para evitar que personas escarben y puedan introducirse a la refinería, además de que está reforzada en la parte baja con concreto.

“En Cadereyta (la refinería) se nos meten para robarnos el cobre de las plantas”, mencionó Tame.

Sólo un extremo de la barda no está concluido, y corresponde a la zona donde se encuentra un relleno sanitario. En el predio había dos basureros a cielo abierto, los cuales se movieron hasta este punto, para lo que fue necesario abrir caminos que dieran paso a camiones pesados, grúa y trascabos y en el segundo semestre del año se habrá concluido esto, con lo que se cerrará la barda.

Aquí se ubicará una zona de cargado de trenes con productos como coque y azufre, pues se encuentra junto a unas vías de tren.

Hay un área de 50 hectáreas en uno de los extremos de la refinería que quedó reservada al INAH porque se encontraron basamentos con construcción de una pirámide que ya no existe, un pequeño montículo que obligó a los ingenieros a reubicar, en los planos, las plantas y meter tanques de almacenamiento.

Como esta zona fue terreno de siembra, los vestigios arqueológicos están muy saqueados, expone el director de Pemex Refinación. Esto fue lo que más retraso originó en el proyecto, alrededor de un año.

Otro de los aspectos que no se ven corresponde al pago de derechos de vía que se hacen a los dueños de las tierras por donde pasarán los ductos que llevarán crudo a la nueva refinería. Irán de Nuevo Teapa a Tuxpan y de ahí a Tula, con capacidad de 250 mil barriles es de transporte y más de 600 kilómetros.

 

Fuente: Reforma

85 Comentarios

Publica un comentario

Tu e-mail no será mostrado. Los campos marcados son requeridos *

*